8/1/16

Citas sobre el Amor [8-1-16]


Citas sobre el Amor 

El amor es el único deporte que no se suspende por falta de luz.
  • Noel Clarasó

No se razona con el corazón, o se le obedece o se rompe
  • P. Rochepedre

Amor: sólo una eternidad que no se alcanza
  • Percy Byshe
 

6/1/16

Citas para el Alma [6-1-16]


Citas para el Alma 

Lo que el oxígeno es para los pulmones, es la esperanza para el significado de la vida
  • Emil Brunner

El valor crece atreviéndose, y la cobardía, titubeando
  • Publio Siro

Es más fácil obtener que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada
  • William Shakespeare

5/1/16

Imagen ave [5-1-16]



Hermosa fotografia caballos corriendo [5-1-16]


Fusilli con vegetales - Recetas


Fusilli con vegetales - Recetas

Ingredientes


2 tazas de pasta fusilli
1 litro de agua
1 cucharada de aceite
1 pizca de sal
1 calabaza
1 pimiento rojo
1 rama de apio
1/4 de cebolla blanca
6 espárragos verdes
1 cucharada de mantequilla
Sal y pimienta

Cómo hacer Fusilli con vegetales

Primeramente cocemos la pasta fusilli en el agua hirviendo con un poco de aceite y sal, habitualmente son entre 11 y 15 minutos, pero cada fabricante de pasta indica. Colamos la pasta y reservamos.

Mientras tanto picamos las verduras en dados y tiras.

Calentamos la mantequilla en una sartén y agregamos los vegetales, cocinamos hasta que estén muy tiernos y salpimentamos.

Finalmente mezclamos los fusilli con los vegetales en la misma sartén y servimos rápidamente.

Como decoración agregamos un poco cebollín.

4/1/16

Pensamientos: "LA LIEBRE Y EL TIGRE"


Pensamientos: "LA LIEBRE Y EL TIGRE"

Que gran decepción tenía el joven de esta historia, su amargura absoluta era por la forma tan inhumana en que se comportaban todas las personas, al parecer, ya a nadie le importaba nadie.

Un día dando un paseo por el monte, vio sorprendido que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido, el cual no podía valerse por sí mismo.

Le impresionó tanto al ver este hecho, que regresó al siguiente día para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual. Con enorme sorpresa pudo comprobar que la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre.

Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta.

Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, se dijo:

"No todo está perdido. Si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas".

Y decidió hacer la experiencia: Se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara.

Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda. Estuvo así durante todo el otro día, y ya se iba a levantar, mucho más decepcionado que cuando comenzamos a leer esta historia, con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio, sintió dentro de sí todo el desespero del hambriento, la soledad del enfermo, la tristeza del abandono, su corazón estaba devastado, y casi no sentía deseo de levantarse.

Entonces allí, en ese instante, lo oyó...

¡Con qué claridad, qué hermoso!, una hermosa voz, muy dentro de él le dijo:

"Si quieres encontrar a tus semejantes, si quieres sentir que todo ha valido la pena, si quieres seguir creyendo en la humanidad, para encontrar a tus semejantes como hermanos, deja de hacer de tigre y simplemente se la liebre".

Desconozco su autor

Poemas: “Canción del amor que pasa” – José Angel Buesa

Canción del amor que pasa

Yo soy como una nube que da sombra un instante;
soy una hoguera efímera que no deja una brasa.
Yo soy el buen amor y el mal amante.
Dime adiós y sonríeme: Soy el amor que pasa…

Soy el amor que olvida pero que nunca miente,
que muere sonriendo porque nace feliz.
Yo paso como un día fugazmente;
y aunque se siembra un ala nunca tendrá raíz.

No intentes retenerme: déjame que vaya
como el agua de un río que no vuelve a pasar…
Yo soy como una ola en una playa
pues las olas se acercan pero vuelven al mar…
Soy el amor de amar que odia lo inerme
que se lleva el perfume pero deja la flor…
Dime adiós y no intentes retenerme:
Soy el amor que pasa… pero soy el amor.

José Angel Buesa

Tierna Imagen de Erizo de Tierra [4-1-16]