19/7/17

¿El veneno de caracol puede matar? [19-7-17]


¿El veneno de caracol puede matar?

En efecto. Concretamente, son muy peligrosos los llamados caracoles cono (del género Conus), unos gasterópodos marinos tropicales aparentemente inofensivos que clavan sus dientes como arpones en sus presas y les inyectan venenos paralizantes compuestos por una mezcla potente de cien a doscientas neurotoxinas diferentes. Además, se ha comprobado que estos predadores cambian y refinan constantemente sus venenos para atacar de manera cada vez más precisa los sistemas neuromusculares de sus presas. Dos biólogos evolutivos de la Universidad de Michigan (EE UU) demostraron hace poco que el veneno de estos animales cambia aceleradamente gracias a una duplicación rápida y continua de genes a lo largo de los últimos once millones de años. Así evitan que sus presas se vuelvan resistentes con el paso del tiempo.

La especie más letal es el cono geógrafo (Conus geographus), oriundo de los arrecifes del Índico y del Pacífico. Su veneno no tiene antídoto. Paradójicamente, entre sus toxinas se han encontrado proteínas que, una vez aisladas, tienen un enorme potencial analgésico, hasta 10.000 veces más potente que la morfina.

18/7/17

Empobrezca su Vocabulario [18-7-17]


Empobrezca su Vocabulario
  • ENDOSCOPIO: me preparo para todos los examenes excepto p/ dos.
  • ASFALTADO.- Expresión que dicen las maestras al niño que no va diario a la escuela.
  • BANDEJA.- Grupo de musiquejos.
  • EMBARNECER.- Ponerse como Barney.
  • ONDEANDO.-Ontoy, donde estoy.
  • ALABANZA.- Lugar al que se va la comida árabe al ingerirse.

Un estudio halla que las mascotas le hacen más fuerte [18-7-17]

 
Un estudio halla que las mascotas le hacen más fuerte

Investigadores afirman que puede agradecer a su perro o gato que mejore su bienestar y confianza

Las mascotas son una fuente clave de respaldo social y emocional para sus dueños, ya sean personas “comunes” o las que se enfrentan a problemas graves de salud, halla un estudio reciente.

“Observamos pruebas de que a los propietarios de mascotas les iba mejor, tanto en cuanto a resultados del bienestar como a las diferencias individuales, que a los que no tenían mascotas, en varias dimensiones”, afirmó el investigador líder Allen R. McConnell, de la Universidad de Miami en Ohio.

“Específicamente, los propietarios de mascotas tenían una mayor autoestima, mejor aptitud física, tendían a sentirse menos solitarios, eran más concienzudos, más extravertidos, tendían a ser menos temerosos y a estar menos preocupados que los que no tenían mascotas”, añadió McConnell.

Los investigadores realizaron tres experimentos para evaluar los beneficios de tener mascotas. Primero, preguntaron a 217 personas (alrededor del 80 por ciento mujeres, con una edad promedio de 31 años) si los dueños de mascotas diferían de las personas que no tenían mascotas en cuanto al bienestar, personalidad y estilo de vinculación. En general, hallaron que los dueños de mascotas eran más felices, tenían una mejor salud y estaban mejor ajustados que los que no lo eran.

Luego, cuestionaron a 56 dueños de perros (alrededor del 90 por ciento mujeres, con una edad promedio de 42 años) para determinar si se beneficiaban más cuando sus mascotas parecían satisfacer sus necesidades sociales. Encontraron que los dueños experimentaban un mayor bienestar y reportaban que sus perros aumentaban sus sensaciones de pertenencia, autoestima y una vida significativa.

En el tercer experimento, investigadores pidieron a 97 estudiantes universitarios (con una edad promedio de 19 años) que escribieran sobre un momento en que se habían sentido excluidos. Luego, les pidieron que escribieran sobre su mascota favorita o su mejor amigo. Escribir sobre sus mascotas fue igual de terapéutico que escribir sobre un amigo, hallaron los investigadores.

El estudio fue publicado recientemente en una edición en internet de la revista Journal of Personality and Social Psychology.

“Este trabajo presenta evidencia considerable de que las mascotas benefician las vidas de sus dueños, tanto psicológica como físicamente, al servir como una importante fuente de respaldo social”, escribieron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista. “Mientras que trabajos anteriores se han enfocado sobre todo en dueños de mascotas que se enfrentan a desafíos de salud, este establece que hay muchas consecuencias positivas para las personas normales que tienen mascotas”.

Los autores del estudio añadieron que no ha surgido evidencia que muestre que las relaciones con las mascotas conllevaran un costo en las relaciones con otras personas, o que las personas dependieran más de las mascotas cuando carecían de respaldo social humano.


Un estudio halla que las mascotas le hacen más fuerte

Investigadores afirman que puede agradecer a su perro o gato que mejore su bienestar y confianza

Las mascotas son una fuente clave de respaldo social y emocional para sus dueños, ya sean personas “comunes” o las que se enfrentan a problemas graves de salud, halla un estudio reciente.

“Observamos pruebas de que a los propietarios de mascotas les iba mejor, tanto en cuanto a resultados del bienestar como a las diferencias individuales, que a los que no tenían mascotas, en varias dimensiones”, afirmó el investigador líder Allen R. McConnell, de la Universidad de Miami en Ohio.

“Específicamente, los propietarios de mascotas tenían una mayor autoestima, mejor aptitud física, tendían a sentirse menos solitarios, eran más concienzudos, más extravertidos, tendían a ser menos temerosos y a estar menos preocupados que los que no tenían mascotas”, añadió McConnell.

Los investigadores realizaron tres experimentos para evaluar los beneficios de tener mascotas. Primero, preguntaron a 217 personas (alrededor del 80 por ciento mujeres, con una edad promedio de 31 años) si los dueños de mascotas diferían de las personas que no tenían mascotas en cuanto al bienestar, personalidad y estilo de vinculación. En general, hallaron que los dueños de mascotas eran más felices, tenían una mejor salud y estaban mejor ajustados que los que no lo eran.

Luego, cuestionaron a 56 dueños de perros (alrededor del 90 por ciento mujeres, con una edad promedio de 42 años) para determinar si se beneficiaban más cuando sus mascotas parecían satisfacer sus necesidades sociales. Encontraron que los dueños experimentaban un mayor bienestar y reportaban que sus perros aumentaban sus sensaciones de pertenencia, autoestima y una vida significativa.

En el tercer experimento, investigadores pidieron a 97 estudiantes universitarios (con una edad promedio de 19 años) que escribieran sobre un momento en que se habían sentido excluidos. Luego, les pidieron que escribieran sobre su mascota favorita o su mejor amigo. Escribir sobre sus mascotas fue igual de terapéutico que escribir sobre un amigo, hallaron los investigadores.

El estudio fue publicado recientemente en una edición en internet de la revista Journal of Personality and Social Psychology.

“Este trabajo presenta evidencia considerable de que las mascotas benefician las vidas de sus dueños, tanto psicológica como físicamente, al servir como una importante fuente de respaldo social”, escribieron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista. “Mientras que trabajos anteriores se han enfocado sobre todo en dueños de mascotas que se enfrentan a desafíos de salud, este establece que hay muchas consecuencias positivas para las personas normales que tienen mascotas”.

Los autores del estudio añadieron que no ha surgido evidencia que muestre que las relaciones con las mascotas conllevaran un costo en las relaciones con otras personas, o que las personas dependieran más de las mascotas cuando carecían de respaldo social humano.
 

17/7/17

Pensamientos: "Yo no entiendo a la gente grande…"


Yo no entiendo a la gente grande…


Porque tapa la luz del sol.
Quita las flores a las plantas para dejarlas marchitar en un jarrón.
Y enjaula a los pajaritos.
Porque ha pintado todas las cosas de color gris y ha llenado el cielo de antenas y chimeneas.

Yo no entiendo a la gente grande…

Porque se creen importantes por el solo hecho de ser grandes.
Porque no me dejan caminar descalzo ni chapotear en la lluvia.
Porque me compran juguetes y no quieren que los use para que
No se rompan.
Yo no entiendo a la gente grande…
Porque le han puesto nombre difícil a todas las cosas sencillas.
Porque se pegan entre ellos o se pasan la vida discutiendo.
Porque quieren tener empleos importantes… y viven sentados
En una silla.

Yo no entiendo a la gente grande…

Porque me hacen decir versitos que no entiendo.
Porque me obligan a besar a la gente que no conozco.
Porque están siempre muy apurados y nunca tienen tiempo de
Contestar una pregunta o de contar un cuento.
Yo no entiendo a la gente grande…
Porque no les gusta sentarse en el cordón de la vereda.
Porque no sienten el placer de perder el tiempo mirando.
Alrededor y son incapaces de dar vueltas en un carrusel.
Porque cuando me porto mal me amenazan con ponerme una inyección.
Y cuando me enfermo me dicen que una inyección me va a hacer bien.
Yo no entiendo a la gente grande…
Porque quieren que coma con horarios…y no cuando tengo hambre.
Porque cuando pregunto algo, me contestan que soy muy chico…
Y cuando pido un chupete me dicen que soy un grandulón.

Yo no entiendo a la gente grande…

Porque siempre se hacen los lindos o los serios.
Porque dicen mentiras y ellos mismos se las creen.
Porque cada vez que me mienten me doy cuenta y sufro mucho.

Yo no entiendo a la gente grande…

Porque me dicen miedoso y ellos me hablaron de cucos y fantasmas.
Porque me piden que sea bueno y me regalan para jugar revólveres,
Dardos, flechas y escopetas de aire comprimido.
Porque han llenado la casa de cristales, porcelanas y cosas que se.
Rompen y ahora resulta que no puedo tocar todo lo que veo.

Yo no entiendo a la gente grande…

Porque perdieron la ganas de correr y saltar.
Porque olvidaron esas cosas que tanto les gustaban de chicos.
Porque antes de reírse siempre le piden permiso al reloj.

Yo no entiendo a la gente grande…

Porque cuando hago algo malo me dicen “no te quiero más”.
Y yo tengo mucho miedo que me dejen de querer en serio.

Jorge Capsiski
  

Simpatica imagen de ardilla [17-7-17]


Hermosa imagen de delfines en el mar [17-7-17]


16/7/17

Poemas: "No todo puede ser en esta vida" - Teresa Calderón



No todo puede ser en esta vida
Teresa Calderón

Nada por aquí nada por allá
y he aquí a un ser humano
aprendió a batirse en aguas turbulentas
después del triunfo de células sobre la nada
y nada entre la nada abracadabra
estilo mariposa saturnina
lo importante es competir
¿Por qué el Ser y no más bien la Nada?
se preguntan los ilusos elegidos a Ser Nada
camino de la Nada ocus pocus trolerí trolerá
Feto haciéndose a las aguas
sobrevivió lombriz
cigoto haciéndose hombre en el agua
sobrellevando la carga
centrifugado por la corriente
cría que se duerme
cría cuervos
moisés salvado de las aguas amnióticas
huyendo de la mismísima madre
por la madre nueve meses después
y al agua pato no hay tu tía despavorido
a vivir el tiempo que te toca
dolerí dolerá
Y helo aquí nuevamente
hombre al agua sin decir agua va
a unirse al tercio del planeta
sus tres cuartas partes que lo componen
una triste anatomía
la indumentaria trágica de carne y hueso
el único cuerpo que traía consigo
un traje de piel para cubrir las vergüenzas
de sangre corriente y venas azules
el amasijo que lo formó en la culpa y el pecado
la pobre condición humana
Lloraba a mares cuando llegó desnudo
embarrado con las manos en la masa
y un olor a manzanas penetrantes en la boca
para vertirse en aguas más en aguas menos
colándase por los nudos de la madera
el ataúd como chancho en el barro
Hombre deshidratándose de pura finitud
haciendo aguas
regando las raíces río adentro
por la laguna Estigia
donde entra nadando
estilo mariposa estilo anfibio a lo perro
como un perro
bien muerto para siempre
trolerí-trolerá nada por aquí nada por allá
Nada

Citas pa'l Bronce [16-7-17]

Citas pa'l Bronce

Tiempo: lo que los hombres siempre tratan de matar, pero acaba por matarlos
  • Herbet Spencer

Un soñador es, por definición, un desmemoriado
  • Eugenio D'Ors

Todos nacemos originales y morimos copias
  • E. Young